nuevo servicio en Cuenca y García
Consultoría Externa Laboral Integral, nuevo servicio de Cuenca y García
mayo 29, 2018
Inspector de trabajo
Inspección de trabajo: qué es y cómo actuar si el empresario no está
junio 19, 2018
Mostrar todo

Cómo conseguir un trabajador motivado

Trabajadores motivados

Con la motivación se puede aumentar el rendimiento del trabajador

Un trabajador motivado es mucho más eficaz para conseguir un rendimiento satisfactorio en cualquier puesto laboral. Conseguirlo puede parecer complicado, pero a lo largo de los años se han realizado diversos estudios que han demostrado las maneras más eficaces de lograr a ese trabajador motivado. En Cuenca y García queremos ayudaros a conseguirlo, por eso, aquí os dejamos algunos de los puntos más interesantes.

  • Sueldos

El salario es muy importante para lograr un trabajador motivado. Esto tampoco supone que los sueldos deban ser desorbitados para lograr la felicidad. Las compensaciones económicas pueden ser bastante atractivas, y mucho más ligadas a objetivos. Este punto puede ser complicado dependiendo del puesto de trabajo, pero también un factor para logar una mayor implicación. Otra forma de aumentar la motivación es mediante los planes de compensación flexibles, o lo que es lo mismo, la concesión de determinados beneficios sociales como tickets de comedor o restaurante, guardería o coche de empresa.

  • Valoración y confianza

Aunque no lo parezca, reconocer la buena labor de un empleado es fundamental. Con ello no solo conseguimos un aumento en su confianza, sino que valoramos y comentamos cuando las cosas se hacen bien. Este refuerzo también ayuda a suavizar los momentos en los que hay que llamar la atención al empleado, ya que evita el típico “solo se reconoce el trabajo cuando va mal”. Esto no implica que no se llame la atención en caso de errores o faltas, pero siempre hay que hacerlo desde el respeto, con cortesía y sin ánimo de humillar desde un puesto de mayor categoría. La confianza es otro punto muy importante para el rendimiento de un trabajador motivado. Aunque se reconozca lo que se está haciendo, eso no equivale a estar constantemente ejerciendo un control, por lo que la autonomía e independencia en el puesto laboral, siempre que el puesto lo permita, es clave para que el empleado aumente la confianza en sí mismo y sea capaz de aumentar su rendimiento.

  • Comunicación

Las empresas grandes y medianas, en su mayoría, carecen de los canales necesarios para conseguir una buena comunicación entre los mandos superiores y los trabajadores de menor rango. El fomento de la escucha y el feedback, que no solo se escuchen las opiniones y sugerencias, sino que se tengan en cuenta, puede ayudar a que la plantilla se sienta más unida y aumente la sensación de pertenencia al negocio. Lo mismo ocurre con la información desde los mandos; es necesario un plan de comunicación que de a conocer los planes de la empresa, las nuevas directrices, proyectos de futuro, lo que funciona y no, e incluso informes de mejora para evitar errores que se haya producido.

  • Formación

Implantar planes de formación supone enviar la señal de que desde la empresa se invierte en ellos, en su futuro y su desarrollo personal y profesional. Dentro de este apartado también podemos incluir los ascensos por méritos y la eliminación de los “enchufes”. Esta es una gran forma de demostrar que se apoya al trabajador que más rinde en su puesto laboral y potenciar que dé lo máximo por la empresa.

  • Conciliación

Este punto es, sin duda, uno de los que más pueden aportar tanto para tener un trabajador motivado como para la imagen de la empresa. Las políticas de conciliación incluyen no solo las bajas de maternidad y paternidad, o el aumento de los días marcados por ley, sino que las reducciones de jornada, o implantar la jornada intensiva en tiempo de vacaciones escolares, ayudará a que el empleado se sienta cómodo y motivado. La flexibilidad horaria, el no tener un horario extremadamente fijo, sino adaptable a posibles complicaciones que puedan darse (enfermedad de un hijo, citas con el profesorado, citas médicas…) o la creación de “bolsas de horas”, que se podrán recuperar en otro momento, son algunos de los ejemplos que pueden darse en este caso. También se puede plantear la opción del teletrabajo en determinados puestos y circunstancias, que podrían ayudar a dar una imagen de empresa que se preocupa por sus trabajadores.

Estas son algunas de las recomendaciones que hacemos desde Cuenca y García. Hay muchas otras formas de animar y motivar a los trabajadores, y por eso os invitamos a que comentéis en este post cuáles son las que mejor os han funcionado o las que pensáis que deberíamos añadir a esta lista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: